Los datos correspondientes al último año, después de la crisis vivida y que ha afectado realmente al sector de la construcción parecían aportarnos ciertas esperanzas.
Aunque estamos en una situación en la que se atisba una ligera recuperación en todo lo referente al sector de la construcción y aquellas empresas derivadas como pueden ser empresas de transportes o de otros trabajos profesionales relacionados. Debemos saber que todavía la recuperación no se puede tomar como algo realmente existente. Uno de los factores que nos invita a no ser del todo optimistas es la construcción de obra pública.
Según el Instituto de Tecnologías de la Construcción iTeC la previsión es que durante el año 2017 se den los peores datos referentes a la construcción de obra pública durante muchos años. Esto quiere decir que no podemos esperar grandes obras que se realicen durante el próximo año para edificios o construcciones públicas. Aunque disfrutamos ya de de una cierta estabilidad debido a que el Gobierno ha sido ya elegido y las empresas han perdido esa cierta incertidumbre a la hora de invertir, seguimos teniendo para el futuro unas expectativas que no son del todo claras. Durante los años correspondientes a la crisis se vio un desplome importante en todo lo que es el sector referente a la construcción y reformas. Pero en los años 2014 y 2015 se produjo un repunte que ayudó a aumentar de nuevo el trabajo en este tipo de tareas referentes a este gran sector que durante mucho tiempo ha sido uno de los más importantes para la economía española.

Toda esta situación generó cierta desconfianza en los ciudadanos ya que durante mucho tiempo hemos vivido unos años en los que se producía un cierto miedo a invertir o a realizar gastos ante un futuro totalmente incierto. A esto se debe la existencia de numerosas viviendas construidas y que no han podido ser vendidas. También nos hemos visto en los casos en los que empresas se vieron obligadas a desistir en la construcción de obras planificadas o incluso a no terminar algunas de las que ya se habían comenzado por falta de recursos.

Según los estudios realizados la construcción de viviendas mostrará un ligero crecimiento sin embargo la obra civil se verá temporalmente estancada ya que no existe dinero público para invertir en nuevas construcciones y obras.

El sector de los transportes también se ha visto afectado por las diferentes causas que han atacado a la construcción. El sistema de trabajo se basaba en una cadena de proveedores, empresas y trabajadores que al romperse provocó la desaparición de muchos empleos.

Posteriormente encontramos un repunte provocado por el sector de la alimentación, creando gran cantidad de empleos para las empresas de transportes frigoríficos y alimentación, debido a la fuerte demanda por la población.

Anuncios